Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol – Parte 3

Por Stephan Gubenbauer
Tiempo estimado de lectura: 33 minutos
Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 3
Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 3
0
(0)

Unidos sin tocar

El esbelto cuerpo yace sobre un lecho de seda roja. Su cabeza descansa sobre la almohada, con los labios ligeramente entreabiertos. Respira con calma. Sus ojos oscuros me miran enamorados. Puedo ver directamente su corazón como a través de un cristal tintado oscuro.


Eronite empfiehlt dir
Das Dating 3.0 – Die Zukunft des Dating


Los labios carnosos se contorsionan en una leve sonrisa. Me siento en el borde de la cama y me sumerjo en su mirada, me hundo completamente en ella. Es como si ya nos estuviéramos uniendo, aunque todavía ni siquiera nos tocamos y estamos esperando las instrucciones de Mielke. Mi alma se siente acariciada por el amor de sus ojos, me baño en él, siento que quiero ahogarme en él. Quiero estar totalmente absorta en él.

Recorro sus pómulos altos, su mentón prominente, su nariz de curvas árabes. Tiene un cuello esbelto y largo, adornado con un chupetón oscuro que quiero besar. Lo acaricio suavemente con la pluma que me dio Mielke y él inclina la cabeza hacia atrás. La pluma le acaricia la nuez de Adán y desciende suavemente hasta la clavícula. Su boca se abre en un éxtasis silencioso.

Primeras caricias suaves con una pluma

“Te quiero”, susurra. “Shh”. Lo hago y le pongo un dedo sobre la boca. “No hables, cariño. Yo también te quiero”. Su boca se tuerce en una amplia sonrisa. Giro la cabeza y veo a Mielke balanceándose en su silla. Su basura es enorme. Se pueden ver las venas increíblemente gruesas incluso desde la distancia. Ya está totalmente extendido y gotea como un grifo. Yo también tengo que sonreír.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

“¡Concentraos, chicos!”, ordena Mielke. Tobias hace un esfuerzo visible, pero su sonrisa no se detiene y entonces ambos resoplamos. Nuestras risas también contagian a Mielke, que quiere reírse. “Disculpe.” Me aclaro la garganta. “Sigamos adelante. ¿Estás lista, cariño?” Tobías vuelve a clavar sus ojos oscuros completamente en mí.

Gime suavemente cuando la pluma acaricia su ancho pecho y pasa por encima de un pezón que inmediatamente se pone duro. Me hace cosquillas cuando le recorro los abdominales. Se encoge un poco de hombros y se ríe. El otro pezón se endereza bajo el tierno contacto. Tobías se pasa la lengua por los labios con fruición y los humedece con ella. Me gustaría besarle enseguida.

Brilla de amor

En realidad, se supone que no debe moverse, pero levanta el brazo y me pone la mano en la nuca. Sus dedos acarician mi pelo rubio. Disfruto del suave toque, pero sigo mirando a Mielke, porque ése no era el trato. Pero acaricia su poderosa erección con devoción y nos mira con ojos transfigurados por la lujuria.

To Gay Cruising

Tobías gime. Sus dedos me tocan la nuca. Mantiene el contacto visual todo el tiempo y puedo percibir sus pensamientos. Brilla de amor. Su piel se ha calentado considerablemente, el horno de la pasión hierve en su interior y sus músculos pectorales se crispan bajo el tacto. Le acaricio suavemente el ombligo con la pluma y lo mojo un poco. La parte superior de su cuerpo se arquea de placer.

Tiro de la pluma a lo largo de sus costados y le toco los muslos. Ahora jadea incontrolablemente, echa la cabeza hacia atrás una y otra vez, con los labios abiertos por el asombro sin aliento. Su mano ya no me toca. Clavó los dedos en la sábana de seda.

Como lava blanca, fundida y líquida

Sus gemidos se hacen aún más fuertes mientras le acaricio el interior de los muslos y sigo desde las rodillas casi hasta la entrepierna sin tocarle donde más lo necesita para liberarse. “¿Te gusta?”, pregunta Mielke, dejándole hablar. “Oh Dios, no tienes ni idea de lo bien que sienta”, gime Tobias con los ojos cerrados y la boca muy abierta.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

La tableta de chocolate marrón claro con la pecaminosa fruta prohibida destapada en la punta se agita hacia mí. Se derrite bajo mis ligeros toques en el resto de su cuerpo. Del volcán brota lava blanca fundida que sale disparada por los aires. Cae sobre su cuerpo ardiente y lo baña. Queda precioso en su piel morena clara. Es excitante ver cómo corre por él, se desliza a lo largo de sus lomos y se acumula bajo sus peludas y carnosas pelotas de hombre.

Sus ojos revolotean sin control. Su pecho sube y baja. De su boca salen fuertes jadeos. Agotado, la parte superior de su cuerpo, que se levanta espasmódicamente, vuelve a caer en el sedoso nido que lo rodea. “¡Dios, ha sido increíble!”, gime. Estoy de acuerdo con él. Excepto por una cosa. No es que sea increíble, él es increíble.

Mielke sigue manteniendo las distancias

Nunca he visto a nadie rociar tal cantidad sin siquiera ser tocado. Pero quiero tocarlo. Lo deseo tanto. Mi dura carne sufre y anhela sus crispadas profundidades. Quiero que seamos uno con el otro.

To Gay Cruising

El músculo húmedo de mi amante invade mi boca mientras dirige mi cabeza hacia la posición correcta. Sus labios hambrientos me atacan. Vuelvo a mirar a Mielke por si acaso. “¡Oh por el amor de Dios, bésense ya!” Es una orden que nos complace obedecer. Me sumerjo completamente en la cueva húmeda, tan hambrienta, tan insaciable. Si no fuera por la estúpida necesidad de respirar.

Mi cuerpo se recuesta pesadamente sobre el de mi amante y lo entierra bajo mí. Mientras nos besamos salvaje y hambrientamente, siento cómo mi dura carne masajea la reblandecida de mi amante. Una mano se introduce entre nosotros, nos acerca y aumenta la deliciosa fricción. Mielke, mientras tanto, sigue a un metro de nosotros, acariciándose.

Un dedo en el tarro de la miel

Tampoco puede agarrar su propia carne de placer con una mano y necesita las dos para hacerlo. Dos poderosas y enormes patas acarician al monstruo, cuya punta roja y brillante apunta a los amantes de la cama, que se arquean el uno contra el otro y gimen bajo intensos besos y caricias. La pluma está completamente olvidada. Yace en algún lugar del suelo, quemada por el calor de las brasas, exigiendo más contacto.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

El cuerpo eróticamente estimulado de Tobias desea ser devorado por labios exigentes y tocado por manos fuertes. Paso la mano por la percha bajo la palpitante carne dura que quema mi propia vara de placer en un masaje caliente. Tobias gime fuerte mientras lo acuno con la mano y lo amaso suavemente.

“Te deseo”. Respiro con la boca abierta. “Eso es lo mucho que te deseo.” “Yo también te deseo”, me responde gimiendo. “Ahhh…te deseo…ahhh…tanto…yaaa.” Grita cuando mi dedo entra en la arrugada ondulación y empuja hasta el fondo de su tarro de miel. “Yaaa…dámelo…ahhh.” ronronea, empujando hacia mí. Sus hermosos ojos negros me suplican más.

En un estrangulamiento erótico es capturado

Le doy otro dedo. “Jaaaahhhh”. Se anima y levanta la pelvis. Suavemente empujo en su hendidura y encuentro el pequeño nódulo nervioso que le da mucho placer. Sus gritos se hacen más fuertes y sus movimientos, con los que golpea contra mi mano, más violentos. Mielke también está gimiendo bastante fuerte ahora. Sigue mimándose, pero nos mira todo el tiempo. Le guiño un ojo lascivamente, porque sin tener que decirlo todos sabemos lo que viene a continuación.

To Gay Cruising

Tobías ha puesto sus piernas sobre mis hombros y estira su incomparable culo hacia mí. Las mejillas regordetas revelan una entrada ligeramente abierta a su parque de atracciones anal, que se abre y se cierra como la boca de una estrella de mar. Coloco mi polla, que está dura hasta reventar, y penetro con cuidado en su caliente estrechez. Este me atrapa inmediatamente en un estrangulamiento erótico.

Tobías gime fuerte mientras lo penetro. Nuestras bocas chocan de nuevo. Su lengua sale a mi encuentro. Siento que sus músculos se relajan y me deja entrar hasta el fondo. Mi gruesa corona rosada encuentra su glándula del placer y presiona contra ella. “Ahhhh.” Tobias grita con fuerza. “Oh Dios, oh, Alex, más, por favor más. Esto es tan bueno….ahhh…yaa….oohhh Godtt!”

La estrecha cueva es su territorio

Unos instantes después, la gigantesca arma que Mielke llama suya explota y sale disparada como una manguera de agua. Es la vista lo que realmente me excita. Empujo a Tobías una y otra vez, disfrutando de su calor y de su increíble estrechez mientras siento mi orgasmo subir por mis pelotas y luego dispararse a través de mi largo y delgado dador de placer como un fuego artificial caliente y resplandeciente.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Marco la apretada cavidad de mi amante como mi territorio con espeso semen caliente que bombeo dentro de él. Es mío. “¡Ahhh!”, gritamos Tobías y yo al mismo tiempo. “¡Dios, eso fue increíble!” Tobías estrecha mi cuerpo sudoroso entre sus brazos. Mira a Mielke, que se ha hundido en su silla, agotado y respirando con dificultad. “¿Le ha gustado el espectáculo?”, pregunta.

“Chicos, vosotros dos estáis más calientes que el infierno, pero luego tendréis que lamerme hasta dejarme duro otra vez para que podáis chupármela cachonda por los dos lados hasta que me corra otra vez”. Es una tremenda cantidad de semen la que ha caído sobre su cuerpo. Lo cubre como glaseado blanco. Su gruesa polla es imponente incluso cuando está flácida y brilla húmeda.

En una cita con el cámara

Mmmhh, dice mi agotado cerebro. Involuntariamente, ya me estoy relamiendo por ese varonil, picante y gigantesco bastón de caramelo que aún no he probado. Me acurruco sobre el torso cubierto de sudor y semen de mi amante. “Vamos a tener unos minutos.” le pregunto. Me mira con avidez, con una mirada depredadora, y asiente. Después de todo, no tiene otra opción.

To Gay Cruising

Jacob está tumbado en una suave cama de terciopelo. Tiene los ojos vendados con un pañuelo de seda. Tiene las manos y los pies atados con esposas de seda. Podría liberarse si quisiera, pero quién quiere. La sensación de un cubito de hielo frío sostenido por los labios de un técnico de cine inteligente derritiéndose lentamente contra su piel caliente, dejando estelas húmedas por su cuerpo, es tan erótica.

Hizo la entrevista, pero nunca se emitió. Ese mismo día, el cámara se le acercó. Un hombre de unos cincuenta años, de pelo canoso y rostro compasivo y curtido. Quedaron para una cita y charlaron. Aprendió mucho sobre su homólogo. Que solía filmar animales para reportajes y que ha estado en todo tipo de lugares. Incluso vivió un tiempo con una tribu india. Un tatuaje en su espalda habla de aquella época.

Disfruta del propio sabor

Fue un gran honor coserlo y tiene un significado espiritual. No tenía domicilio fijo, siempre estaba aquí y allá. Luego se enamoró de un buen hombre, sentó la cabeza y consiguió un trabajo fijo como cámara. Pero la relación no duró.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Jacob le escuchó con gran interés y le gustó lo cosmopolita que era este hombre. Es lo mismo en la cama, como resultó después de unas cuantas citas. Mientras Jakob disfruta ahora ciegamente del tacto del cubito de hielo, se da cuenta de que Heinz puede incluso enseñarle algo en la caja.

Gime lujuriosamente mientras una bola redonda de hielo se introduce en su culo y se derrite lentamente en su interior. Heinz coge con la lengua el helado derretido, mezclado con el sabor propio que destila la limpia gruta del placer de Jakob, y se lleva hasta la última gota a la boca. Jacob gime con fuerza bajo las caricias lambisconas de su nueva amante. Tira de sus grilletes, jadeando. El vendaje alrededor de sus ojos le hace percibir todo con mayor intensidad.

Se ajusta como un guante

Y entonces Heinz le quita la bufanda y le deja mirar mientras deja caer una gota del cubito de hielo derretido en su boca abierta de gemidos. Se añade saliva de Heinz a la mezcla agria. Los dos se besan apasionadamente. Entonces Heinz le quita las esposas y Jakob se deja girar sobre el vientre sin oponer resistencia, donde por fin recibe la estocada desgarradora en su apretado centro de placer y jadea de placer.

To Gay Cruising

Es la primera vez que siente a Heinz de esta manera. La magnífica longitud y grosor del aventurero hombre mayor va en una expedición erótica y encuentra el santo grial. Jacob grita de placer. Heinz encaja perfectamente. Es como si su dador de placer se hubiera vertido en el encaje de su vagina crispada, llenándola a la perfección.

Alex siempre fue demasiado largo y delgado. Todo lo que Alex sabía hasta su separación, Jakob se lo había enseñado. Pero aquí está, por fin, tratando con un hombre que es al menos su igual en experiencia y con el que puede saborear los placeres del placer tántrico y los masajes eróticos que dan lujuria y prolongarlos durante muchas horas sin que ninguno de los dos se impaciente nunca.

Alex se arrastra como una pantera

“Ohhhh, Godttt!” Jacob gime en voz alta cuando Heinz le toca en lo más profundo. “Tan duro, tan bueno….ohhh…” “Tan apretado”, gime ahora Heinz, disfrutando en el estrecho canal que rodea su pene por todos lados. Se siente tan increíble. Jakob no puede saber lo que Alex y su hijo acaban de experimentar, porque al mismo tiempo que él derrite el cubito de hielo en su caliente raja y Heinz lo lame todo, Alex acaba de llevar a su hijo a un violento orgasmo con una pluma, sin haberle tocado siquiera su abultada carne de placer.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Cuando el culo premiado de Jacob se somete a un nuevo martillo por primera vez, también lo hace el culo apretado de su hijo y ambos gritan su liberación exactamente en el mismo segundo. Hay tanto semen en esta habitación. Todos nos bañamos en litros de esperma. Puedo sentirlo, el jugo caliente de mi amante dejando riachuelos en mis muslos mientras fluye fuera de mí. Mielke quiere que nos pongamos de rodillas y nos arrastremos lentamente hacia él como dos gatos depredadores cachondos ansiosos de su presa.

Me pongo totalmente cachondo porque veo los movimientos felinos de Alex, que mueve su ágil cuerpo a cuatro patas hacia el hombre de la silla, cuya enorme polla se fija. Se acerca sigilosamente como una pantera. Los potentes músculos se mueven bajo la piel. Verlo por detrás y vislumbrar su culo es impresionante. También conozco la situación desde el otro lado.

Mimado con lengua y manos

Cuando yo soy la presa y él me lleva como quiere y sobre todo donde quiere. Entonces me convierto en cera bajo sus manos y su lengua. Hemos tenido sexo desvergonzado y sucio en todo tipo de lugares. Tiene mucha más experiencia que yo y no le da ninguna vergüenza. Eso es lo que hace su carismático encanto. Llega primero a Mielke y empieza a lamerle las gruesas venas con su lengua pecaminosa mientras sus ojos azul acero miran a Mielke con adoración.

To Gay Cruising

Ambos sabemos que el tipo está totalmente infestado de porno y que necesita este programa. Pero también tiene cualidades. El número con la pluma fue el colmo y ninguno de nosotros habría creído que fue idea suya. Le hemos dejado ver unas cuantas veces y ahora nos gusta un poco. No es un tipo del todo malo. Sólo ansía atención.

Se la doy cuando llego a ellos y lamo una vez todo el eje con la lengua. Desde la raíz hasta la punta lo lamo. Mielke gime. Está recién duchado y sabe mucho mejor que al principio. Mientras disfruto de mi enorme helado de vainilla y paso mi boca acariciando su piel, mi lengua se lanza hacia delante para trazar sus gordas venas, Alex le masajea con ambas manos.

Tres en la ducha

Mielke gime con los ojos cerrados, los dedos clavados en los respaldos de las sillas y las piernas abiertas. Atiendo a la punta sonrosada, que se deshace deliciosamente en mi boca y me recompensa con agrio fluido masculino. Entonces es el momento. Mielke gime cada vez más fuerte. Alex y yo nos colocamos en posición y esperamos a que la manguera explote y chorree un montón de semen en nuestras jóvenes caras.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Lo dejamos para el final. Mielke lleva tiempo queriendo hacer esto. Como es la última vez que necesitamos su ayuda, le hacemos el favor ahora y nos metemos los tres en la ducha. Es muy espacioso. Alicatados de mármol, paredes de cristal, todo de lo más fino. La alcachofa de la ducha es grande y el agua que corre desde arriba sobre nuestros cuerpos embadurnados de semen y mutuamente enjabonados es como una lluvia tropical.

Mielke mete tres dedos enjabonados en el culo de Alex y luego dirige mi pene hacia su resbaladiza vagina. Ambos gemimos lujuriosamente. Mielke se pone de rodillas delante de Alex y se lleva sin esfuerzo toda su longitud en su golosa boca. Se lo chupa todo a mi feliz amigo que está disfrutando ruidosamente de estar en medio y luego se ocupa de mi dispensador de placer que chupa completamente vacío. Mis rodillas flaquean antes de que Alex se encargue del gigantesco monstruo por última vez y deje que la cobra escupa en su jugoso núcleo. Luego nos vestimos todos.

Siempre puedes confiar en Alex

Alex y yo salimos cogidos de la mano. Hemos ganado tanto dinero en las últimas semanas que podemos permitirnos el piso de nuestros sueños, y además ya hemos concertado una cita para comprarlo. “¿No quema demasiado?”, pregunto, ligeramente preocupada. “Está bien, hoy me he sentido mejor que las veces anteriores”. “Probablemente ya esté acostumbrado”. Capta mi mirada y se ríe: “Eso podría ser bueno. Todavía estoy lo suficientemente apretado para ti”.

To Gay Cruising

Le estrecho entre mis brazos y le amaso el culo. “Tendremos que probarlo en los entrenamientos de inmediato”. “Cuando quieras”, responde con vivacidad. Le sacamos la lengua lascivamente a una pareja heterosexual homófoba que nos mira venenosamente, y nos vamos a casa. Allí compartimos un mando a distancia para la Playstation, con Alex sentado en mi regazo y pulsando los botones conmigo. Vamos juntos a la guerra, en primera línea y disparando juntos a todos los zombis.

Por supuesto, sabemos que los videojuegos no tienen nada que ver con la realidad. Pero también sabemos que, en una guerra real, podríamos confiar igualmente los unos en los otros. No me gustaría ir a las barricadas con nadie más, aunque su idea de la Revolución Francesa es muy idiosincrásica. Nadie pierde la cabeza ante esto, él me la da, junto con su lengua y sus labios, y hace que me rinda. Antes de que la gente se muera de hambre, les doy glaseado.

Diviértete pintando

Pasan unas semanas hasta que terminamos la mudanza. Esto se debe principalmente a que Alex y yo nos gustamos tanto que no podemos dejar de tocarnos. Pintamos juntos las paredes de blanco. Me burlo un poco porque Alex ha mojado demasiado el rodillo y la pintura gotea sobre su cara de belleza clásica.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Tiene motas blancas en la mejilla, lo que me pone cachonda y me acerco a la escalera y le doy una fuerte palmada en el culo prieto desde abajo. “¡Eh!”, exclama. Me devuelve el dinero a la siguiente oportunidad y me pasa el rodillo por el bajo de los pantalones mientras me agacho para encintar el rodapié.

Me levanto de un salto y le pego un hachazo. Me esquiva, riendo, y luchamos entre nosotros con nuestros pinceles mojados como espadas. La pintura salpica por todas partes. Finalmente Alex me arrincona. “¡Te he ganado!”, celebra. Le acaricio una vez el pecho con el cepillo. “No me rindo”, anuncio.

Una vez más caen unos sobre otros

Nos enzarzamos en una alegre refriega. Cada uno intenta poner al otro en una llave de cabeza y la pintura blanca húmeda se extiende mojada sobre nuestra ropa de pintar. Al final caemos al suelo y me inmoviliza los brazos. “Ganó otra vez”.

To Gay Cruising

Levanto la cabeza y le echo chispas. Me ha derrotado y ahora soy su rehén. Rompe la fina tela del mono de pintor. “Así es como quieres hacerlo”. “No, así es como lo hago”. El botón de mis vaqueros recibe un golpe cuando tira de ellos hacia abajo. Mi pelvis se levanta y mis ojos brillan como ladrillos de carbón negro en un incendio de deseo.

Mis labios se fruncen lujuriosamente mientras él simplemente hace jirones mi camisa con fuerza bruta. Admira mi torso desnudo, rodeado de retazos de algodón que apenas cubren nada. “¿Qué quieres que te haga?” “Lo que tú quieras. Soy tuya”, le susurro al oído y le muerdo el cuello, haciéndole gemir lujuriosamente.

Ahora Mielke debe limpiar

No tengo intención de seguir luchando. Mis dedos recorren su suave y sedoso pelo rubio platino. Deslizándome por su cuello, le rodeo con los brazos. Ambos gemimos mientras Alex se desliza en mi apretado canal. El plástico que tenemos debajo cruje y cruje cuando nuestros cuerpos desnudos, mojados y manchados de pintura se tumban sobre él. Es el primer sexo en el nuevo piso. Lo hacemos como conejos y no pasa mucho tiempo antes de que otro líquido blanco se una a la pintura blanca.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

“Wow.” Alex mira divertido a su alrededor. Limpiar el desastre que hemos hecho va a llevar tiempo. Ninguno de los dos tiene muchas ganas. “Conocemos a alguien a quien le gusta mucho nuestro semen, ¿no?” Alex se burla. “Eres una rata. Pobre tipo”. “Oh, vamos, el pobre. ¿Hablas en serio?” Se siente obligado a iluminarme. No podría importarle menos lo que sienta Mielke. El tipo no es más que un enorme capullo y una gorda cartera. “Nunca le permití más de lo que quería. Sin vergüenza y sin arrepentimiento y espero que tú tampoco”. Alex nunca le perdonó lo que me hizo y desde entonces, en su opinión, el vejestorio no ha cambiado nada.

“Sigue siendo un bruto insensible al que le gusta la humillación y está aburrido de su vida sin sentido ni significado. No somos amigos y si tuviera la oportunidad se aprovecharía de los dos como intentó hacer contigo la primera vez. Consigue lo que puedas de él, pero no empieces a lamentarlo. Si no, ya has perdido”. Comprendo que Alex lo descubriera y lo mantuviera bajo control desde el principio e intentara enseñarme a mí también.

Enredado en su propia soga

Mielke viene trotando enseguida. Lleva consigo un montón de material de limpieza y por el placer de ser desnudado delante de dos jóvenes calientes que le miran hacerlo, friega el suelo de rodillas y lo limpia todo de las salpicaduras blancas. Tiene un grueso trasero carnoso y peludo y patas igualmente peludas.

To Gay Cruising

Le cuelga mucho el vientre mientras se desliza sobre las rodillas. Su percha casi toca el suelo. Disfruta dando espectáculo ante nuestros ojos y presentando su fuerte cuerpo. El hecho de que le digamos dónde tiene que limpiar todavía aumenta el atractivo para él. Quiere seguir en contacto con nosotros, quiere hacer otras cosas con nosotros. Le explico educada pero firmemente que no debe hacerse ilusiones.

“Deja de ser tan dulce, complaciente y amable”. me dice Alex en la ducha. Mielke no había sentido ninguna simpatía por el joven de diecinueve años cuya madre acababa de morir. Había presionado a un joven que tenía que creer que era heterosexual y se había aprovechado de su situación, sin piedad y sin escrúpulos. No le había importado cómo lo afrontaba, ni cómo reaccionarían los que me rodeaban. “Si ahora espera amistad y no nos deja marchar, no debería sorprenderse de que nos riamos de él. Se ha enredado en su propia soga”.

Mielke debe lamer el desastre con su lengua

Mi amigo tiene la capacidad de ver las cosas con tanta claridad que yo a veces no puedo. Mientras Mielke, que ya ha terminado de limpiar, nos observa, Alex sumerge la esponja en el agua caliente del baño y la pasa por mi espalda con tacto. Con suaves movimientos de frotamiento, elimina las salpicaduras de pintura y las grandes manchas blancas que se extienden desde mi omóplato hasta mi trasero.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Cierro los ojos y disfruto del tratamiento, que parece más un masaje que una limpieza. Cuando la esponja me limpia las nalgas, se me escapa un pequeño gemido. Alex me da una palmada y me hace mover el culo. Siento que me endurezco.

Alex me hace girar y continúa limpiándome la parte superior del cuerpo. Me retira la mano de la barra de hierro y la coge él mismo. Agarro la suya y se la pongo dura. Mielke se desliza de rodillas delante de nosotros para beberse nuestro esperma directamente de la fuente. No se lo permitiremos. En su lugar, se le permite limpiar el desorden en el baño con un cepillo de dientes o lamerlo con la lengua. Realmente es una figura patética. Se acabó mi compasión.

Es amor verdadero

Alex le hizo bailar como es debido y ahora le hace pagar como es debido después de haber recibido de mí el mismo tratamiento de masaje con la esponja. Cuando Mielke por fin se haya ido, quiero preparar nuestra cama. Cojo la herramienta y leo las instrucciones. Entonces siento una mano en mi hombro. Levanto la vista.

To Gay Cruising

“Alex, nosotros…” Estoy a punto de decirle que tenemos que ponernos a trabajar, cuando veo lo que tiene en la mano. Es un viejo cuaderno. “Que…” “Tobías, te quiero”, dice seriamente. “Quiero estar contigo. Sólo contigo”. “Oh…” Me entrega el cuaderno. “Ahí dentro están todos los contactos que he tenido desde que empecé a ser sexualmente activa. Puedes quemarlo si quieres, te lo prometo”. Lo abre, encuentra un papel con el número de teléfono de Mielke y lo rompe. “Sólo te quiero a ti a partir de ahora”, anuncia. “Te quiero”.

Se me hincha el corazón al descubrirlo. Lo deseaba tanto. No es que no fuera genial, todas las cosas que experimentamos. Con Mielke, entre otros. Pero yo sólo lo quería a él. “Dios, yo también te quiero”, gimo mientras lo atraigo hacia mí y lo beso con fuerza. “No tienes ni idea de lo mucho que te quiero”.

Las almas se tocan

A la mierda la cama. El colchón también servirá. Necesito estar dentro de él ahora mismo. Lo necesito. Tan urgente. Entre nosotros no hay más que amor y deseo feroz. Nos hemos encontrado, nos hemos conocido. Nuestros cuerpos, que claman apasionadamente el uno por el otro, se mueven en un tierno y armonioso compás que estira maravillosamente la lujuria y el placer hasta nuestro máximo disfrute. Sus dedos mágicos queman marcas en mi piel. Se mete bajo mi piel.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

Su corona increíblemente tensa, que ha sido tan suavemente lamida y estirada con mis dedos, me abraza con fuerza, atrayéndome profundamente hacia él. Siento cuánto me desea. Sus labios hambrientos quieren beberse los míos. La lengua exigente entra en mi boca como una lanza y se apodera de ella. Sus manos me tocan con ternura, pero también con exigencia. Lo siento estremecerse debajo de mí, brillar, jadear y gemir. Sentir que puedo asustarle me excita.

Nuestras caderas se mueven al unísono. Mientras empujo suavemente dentro de él, acariciándole, siento que nuestras almas y nuestros corazones se han hecho uno. Somos dos personas cuyas almas se tocan, y esa es una sensación tan increíblemente hermosa que supera incluso el deseo sexual de mi cuerpo retorciéndose lujuriosamente en el suyo.

Un consolador doble gigante se asemeja a la serpiente de sidra de Mielke

Alex tiene lágrimas en los ojos mientras se tumba debajo de mí y recibe mi amor en su regazo. También siente esta fusión, este simbiótico convertirse en uno. Tuvimos mucho sexo y siempre fue genial, pero nunca como ahora. Está en otro lugar. Por encima y lejos de mí. Nos quedamos uno encima del otro, disfrutando de mi polla hasta que se ablanda lentamente dentro de él y se desliza hacia fuera. Luego nos duchamos, nos vestimos y preparamos la cama.

To Gay Cruising

“¿Qué ha sido eso?”, me pregunta mientras trabajamos. “Tuve la sensación de que nuestras almas se abrazaban, como si de algún modo hubiéramos aterrizado en otro nivel de conciencia. Y eso fue sin ningún tipo de drogas. ¿Tú también lo sentiste?” “Sí”, respondo. Sentí sus sentimientos y él sintió los míos. Como si pudiéramos sentir los pensamientos del otro. “¿Qué ha sido eso?”, me vuelve a preguntar. “No lo sé.” Me encojo de hombros. “¿Amor?” Me da un beso. La respuesta le basta.

También montamos el banco de la esquina, la mesa de comedor y un armario y empezamos a guardarlo. Alex busca algo en la caja de la mudanza y sus ojos azules buscan mi mirada. “Cariño, me gustaría probar algo cuando rompamos en nuestra cama”. Saca una enorme polla de plástico, gorda y venosa, aún en su envoltorio original. Es un doble consolador de un contorno que se asemeja a un Mielke. Pongo la cabeza entre las manos y me río. Con él nunca es aburrido. Siempre es bueno para sorprender.

Mirarse en el espejo durante el sexo es excitante

Se necesita mucho lubricante y penetración con el puño antes de que la gruesa y gigantesca cabeza de seta encaje en el anillo ondulante de mi amante. “Ahhhh….” gime con fuerza cuando venzo su resistencia y penetro en su sanctasanctórum. Dejo que disfrute de la sensación de estar tan estirado antes de volver a sacarlo, lo lubrico de nuevo con más lubricante y vuelvo a sumergirlo. Esta vez gime más fuerte: “Ahhhh… tan gordo… tan cachondo… mmhhh…”.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

El consolador está a medio camino en su culo y Alex ahora ataca mi culo con su lengua y sus dedos y me hace realmente húmeda. Me agita el tarro de miel con tres dedos y gimo de placer cuando su hábil lengua me lame el borde arrugado muy suavemente. En el espejo frente a nuestra cama, puedo ver la parte gruesa que sobresale del culo de mi amante mientras me lame hasta dejarme seca. Me pone muy caliente.

Quitamos el espejo de la pared antes de colorear y lo pusimos en algún sitio. Si depende de mí, se quedará donde está. Lo quiero colgado justo enfrente de nuestra cama. O encima de nuestra cama. Eso está muy bueno. Veo cómo el culo hinchado y bien dilatado de mi amigo encierra el grueso eje y siento mi propia polla a punto de estallar.

Con el brazo lo más profundo posible en la constricción

Mientras tanto, toma lubricante para ayudarse, vuelve a sacar sus dedos de mí, lo que me hace gemir por la pérdida, y se lubrica bien la mano. Luego me echa una buena cantidad de lubricante en el orificio de respiración y me mete un par de dedos para dejarme resbaladiza y húmeda. Grito de placer. Finalmente me da su puño y empuja mi brazo hasta el fondo.

To Gay Cruising

Mientras rujo de éxtasis, noto cómo se desliza fuera de mí y continúa con la otra mano. Se turna una y otra vez, la cerda cachonda. No hago más que gritar y gemir. “¡Fóllame, fóllame, fóllame!” Riendo como un duende, se coloca en posición y guía la otra mitad del consolador hacia mi enorme agujero.

Siento la penetración, ese delicioso dolor en mi núcleo que me estira maravillosamente y me da una dulce muerte mientras me reclino y me deleito en él. La gigantesca punta penetra profundamente en mi caliente estrechez. Apenas puedo soportarlo, este dolor y esta sensación de estiramiento desgarrador, seguidos de una lujuria tan infernal que casi me destroza.

Puede ver todo el interior

Detrás de mí oigo los gemidos y aullidos de mi amante, en cuyo interior el monstruo desencadena las mismas sensaciones. Ambos nos inclinamos hacia atrás hasta que nuestras nalgas casi se tocan y entonces empezamos a empujarnos el uno contra el otro.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

En el espejo, podemos ver la gigantesca bazofia deslizándose de un lado a otro entre nosotros, bien lubricada por el lubricante y nuestros fluidos corporales. Es una visión cachonda mientras nos empala a los dos con cada movimiento de vaivén y empuja entre nuestras nalgas para encender un ardiente fuego de lujuria en nuestro interior.

“Wooaahhhh…” Soy el primero en desplomarme después de salpicar mi jugo de hombre caliente por toda la sábana nueva. Me doy la vuelta y respiro con dificultad. Una mirada detrás de mí en el espejo me revela lo que Alex encuentra tan cachondo que ya lo ha lamido y fotografiado muchas veces para poder pajearse solo con ello. Mi culo se abre de par en par y arde como el fuego. Puedo ver dentro de mí.

El calor ardiente quema intensamente

Entonces veo de reojo que Alex está arrodillado en la cama y se masturba con el consolador. Me pone muy caliente ver esta parte monstruosa martillando en su agujero apretado y él gimiendo como un loco. Hasta que finalmente pone los ojos en blanco y grita su orgasmo. Vuelvo a arder de deseo por él.

To Gay Cruising

Lo mismo le ocurre a Jacob, que empieza a arder bajo el contacto de su amante. Aún no se conocen y todavía no se han explorado mutuamente, pero el calor abrasador de su deseo ya arde con fuerza. Jacob se apoya con ambas manos, con las rodillas de su amante sobre los hombros, y le martillea.

Tardaron mucho en ponerse manos a la obra. Se ha ido acumulando, horas, días, semanas. Todo eso ya no tenía sentido. La pasión ha crecido y se ha convertido en un infierno bajo el cual Heinz grita ahora en éxtasis absoluto, arrastrando a Jakob con él.

Con dos dedos en busca del tesoro

Mientras se tumban sudorosos uno junto al otro y charlan, Heinz les cuenta que está pensando en abandonar su vida tranquila y volver a vivir aventuras. Vuelve a explorar las zonas erógenas con manos exploradoras. “Caliente”, le ronronea Jakob al oído. “Realmente caliente. Creo que hay mucho más por descubrir allí abajo”. Se echa hacia atrás cuando un dedo le empuja al calor de su núcleo.

Historia erótica: La manzana no cae lejos del árbol - Parte 1

“¿La he encontrado?”, pregunta Heinz alegremente mientras acaricia suavemente con el dedo la perla escondida. “Creo que hay un tesoro secreto enterrado allí. Tengo que entrar con el taladro. Pero antes te insertaré una sonda, para asegurarme”. Un segundo dedo se desliza suavemente en el canal y choca contra la perla.

“Ahhhh….” jadea Jacob. “Oh Dios…. es taaaan bueno.” “Tengo que recuperar el tesoro ahora”. Heinz saca cariñosamente los dedos, separa un poco las mejillas y aprieta su músculo húmedo contra el agujero fruncido antes de darle por fin a Jakob lo que ansía.

Jakob y Heinz han descubierto su amor mutuo

Los fuertes gritos de su amante son música para sus oídos mientras se consume en los sedosos confines de su canal prensil. Le mordisquea tiernamente el hombro mientras empuja dentro de él, tirando del órgano que se endurece hasta que Jacob se desploma bajo él, rugiendo, y yace inmóvil.

“Vaya, así que esto es lo que se siente cuando te follan hasta dejarte inconsciente”, se maravilla Jakob al volver en sí. Heinz le coge en brazos y se acurruca contra él. “Te quiero”. Jakob se vuelve y le mira asombrado. “Oh, ¿he dicho eso en voz alta?” Heinz le da un beso. “Pero es así. Los últimos tres meses han sido los mejores que he tenido en mucho tiempo”.

Saca un dólar de sus viajes por América y lo firma. “Esto es un compromiso y una promesa”. Los ojos de Jacob se abren de repente. Las lágrimas corren por sus mejillas. Heinz está consternado al principio, pero cuando Jakob le abraza con cariño y le da un apasionado beso húmedo, se da cuenta de lo mucho que este hombre anhela el amor. “Hay mucho más que quiero enseñarte. Ven conmigo”, me pide. Jacob dice que sí inmediatamente y sin dudarlo.

Todo el mundo sabe ya que son amantes gays

Mi padre ha conocido a una nueva mujer. Los dos se quieren mucho. Siempre ha tenido aventuras, intermitentes, y desde hace unos seis meses es algo serio. Con Jakob también es grave. Quiere dejarnos e irse a Brasil con un trotamundos carismático a la selva a observar monos, y probablemente lo haga como los monos aulladores. No se lo envidio de todo corazón.

Las cosas están ardiendo como locas entre Tobías y yo. Nuestra pasión podría quemar bosques vírgenes enteros. Ya hemos terminado de amueblar nuestro piso. Eso también llevó bastante tiempo. Ahora ya no tenemos que contenernos. Creo que a estas alturas ya lo hemos hecho en todos los muebles como conejos. Encima de nuestra cama cuelga el viejo gran espejo que Tobías insistió en conservar y para que también podamos observarnos mutuamente nuestras salvajes andanzas mientras contemplamos todos los agujeros.

To Gay Cruising

Es maravilloso que podamos vivir libremente. Sin secretos, sin guardar secretos, sin esconderse. Todo el mundo sabe que somos amantes de los gays desde que el jefe de Tobías se enfadó en el bar porque un par de “maricones” bailaban en el escenario y dijo que hay ciertos locales para esa “gente”. Entonces Tobías se inclinó sobre la barra del bar, delante de su jefe y de unos cuantos compañeros, para besarme tan ardiente y apasionadamente que todos los que nos rodeaban se quedaron boquiabiertos.

Los padres apoyan a la joven pareja

La cara del tipo cayó como el aceite. No había esperado eso de Tobías, y menos con su cultura. “Ah, ¿y qué cultura sería ésa?”, respondió Tobías, y entonces le frunció el ceño a su jefe y lo dejó en evidencia como un ignorante homófobo y racista. Hizo lo mismo con algunos familiares que tenían problemas con nuestra propia existencia.

Haga lo que haga, siempre da el cien por cien. Hasta hace poco, todavía estaba pensando si quería ir a nuestro Baile de Matura. Pero ahora pienso hacerlo en cualquier caso. Con él, como pareja. Aunque nos tiren cerillas encendidas en el colegio y nos hagan bromas estúpidas, no nos afecta. Juntos somos invencibles. Tenemos nuestro amor y podemos confiar el uno en el otro. Los verdaderos amigos se quedan y los demás nunca lo fueron.

Consejo de lectura para usted de EroniteLea también:
Gay cruising: sexo gay en lugares públicos
¿Por qué a las mujeres les gusta tanto ver porno gay?
Historia de sexo gay: Una aburrida tarde de televisión
La salida: Sí, Ernie y Bert son gays
Federico el Grande: El alegre rey Fritz de Prusia

Para poder pagar el piso, nuestros padres nos pagaron un poco más, pero el requisito es que aprobemos la Matura este año. Habría dicho que las posibilidades son escasas, porque mi sentido del deber cae a cero en cuanto miro a Tobías.

Nada más terminar la Matura, vuelven a divertirse en el coche.

Pero Miriam, mi nueva futura madrastra, nos tiene bien controlados y de alguna manera se las arregla para meternos la educación en la cabeza. Hasta ahora, sólo Fátima lo ha conseguido. A cambio, nos separa cuando estudiamos, porque sabe muy bien que somos una distracción el uno para el otro.

Cuando por fin terminaron las clases y pasaron la Matura, Tobías seguía comiéndome en el coche de camino al restaurante donde se suponía que íbamos a celebrarlo con nuestras familias. Aparecemos demasiado tarde, recién levantados y con un olor a esperma tan penetrante que las cabezas del establecimiento se giran para mirarnos.

To Gay Cruising

Mi padre se enfada, pero Jakob se ríe: “Déjala, colega”, dice. Nos guiña un ojo a los dos y nos dice que nos larguemos de una vez. No hace falta que nos lo digan dos veces. Me muero de hambre y de ganas de comerme el culo naranja y caliente de Tobías y también tengo mucha hambre de salchichas. Un poco más tarde, Tobías disfruta de la mía en el balcón de nuestra azotea y me deja oír el canto de los ángeles mientras yo me tumbo en la mesa y contemplo el centelleo de las estrellas en el cielo.

Mientras tanto, mi padre le propone matrimonio a Miriam y Jakob se va a casa a tomar el postre. Heinz se sienta en el aparador de la cocina donde antes estaba mi trasero desnudo y tiene la polla enterrada hasta el fondo en la garganta de Jakob mientras unos dedos exigentes le abren el capullo de rosa, preparándolo para cabalgar la polla que ya está abultada y esperando ser penetrada. Su apetito por una buena morcilla rivaliza con el de su hijo. La manzana no cae lejos del árbol.

¿Te gusta este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?


Möchtest du unseren Newsletter bekommen?

Einmal wöchentlich versenden wir unser "Bergfest" mit den neuesten Beiträgen, News, Interviews und mehr, damit du nichts mehr verpasst – kostenlos!


Abonnieren
Benachrichtige mich bei
guest
Livecam Bonus
0 Kommentare
Inline Feedbacks
Alle Kommentare sehen

Die Buch-Empfehlung unseres Chefredakteurs Mario Meyer:
"Künstliche Intelligenz – Werden wir alle vernichtet?"Buch-Empfehlung: "Künstliche Intelligenz – Werden wir alle vernichtet?"